sábado, 25 de abril de 2009

LA PARTE DEL CAMPEON


Los autores griegos y romanos describen a los celtas como personajes jactanciosos y turbulentos, muy amigos de amar camorra. Esto era aun mas cierto durante sus festines.
Los festines eran una parte importante de la vida de la nobleza celta. A menudo se celebraban festines para celebrar la victoria en una batalla. Los guerreros tenían entonces la oportunidad de alardear de sus hazañas. Antes de trinchar la carne, tenían lugar una contienda verbal de bravuconería, para decidir quien era el guerrero más valiente de los presentes. Los contendientes para la obtención del titulo eran estimulados por sus defensores para exponer los alegatos más extravagantes. El vencedor era premiado con trinchar el animal asado, y reservarse para el la parte superior del músculo, llamada la “parte del campeón”.
Cuando celebraban un festín distintas tribus juntas, era cuestión de honor para toda la tribu que uno de sus hombres fuera premiado con la “part de del campeón”. A nadie parecía importarle que se enfriara la carne mientras proseguía la discusión. En algunas ocasiones la comida terminaba en una lucha, con muertes violentas por ambas partes, antes de que hubiera empezado.

No hay comentarios:

VISITAS


contador de visitas