lunes, 13 de abril de 2009

EL HERRERO CELTA


El herrero era un miembro muy útil de la comunidad. La mayor parte de las cosas que fabricaba estaban desdichadas el uso diario, no para la ostentación. Hacia collares de hierro para las personas que no podían adquirir torques de oro, herramientas para otros artesanos, cadenas para esclavos y llantas para las ruedas de los carros.
Los celtas podían obtener mineral de hierro fácilmente. No tenían que ser extraídos de las minas como el cobre. El mineral de hierro se hallaba cerca de la superficie del suelo y se obtenía cavando hoyos poco profundos.
Los griegos fueron quienes les enseñaron a los celtas a trabajar el hierro. La fundición mineral nativo del hierro no era muy difícil, pero el arrabio se formaba en lo fondo del horno y no era mas que una masa esponjosa y blanda. No podía ser utilizado hasta que había sido calentado hasta alcanzar el estado de incandescencia en un fuego de carbón de leña, y batido en un yunque. Estas operaciones de proporcionaban una dureza suficiente para construir herramientas.
El herrero celta no podía fundir el hierro de la misma forma que le broncista fundía el bronce. No podía alcanzar en su horno una temperatura suficiente elevada. En vez de esto tenían que dar forma a los objetos “forjándolos”, lo que significaba calentar el metal en la fragua y batirlo para darle forma mientras estaba todavía suave y maleable. Los herreros necesitaban una gran cantidad de carbón de leña para sus hornos. Tenían que cortar muchos árboles para mantener sus fuegos, lo que probablemente dio lugar a la desaparición de grandes extensiones de bosque.

No hay comentarios:

VISITAS


contador de visitas